A las noches mojadas, a tu olor.

podemos jugar a Hipómenes y Atalanta,

podemos aprender a repudiar el deseo,

podemos no dormir,  rompernos los dientes, contar el tiempo, cantar a las calles mojadas o a los corazones que lloran,

podríamos hacer tantas cosas que no haremos nada,

la vida en obras se impone,

¿y qué del “si tú me dices ven lo dejo todo”? lo dejo todo atado, atado para volar,

y si se revela la ley de la gravedad esperaré la caída.

“La tarde ya se habrá acabado en la ciudad, y yo todavía me siento la tarde. Estoy sin pasado, con un futuro excesivo.

A casa…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s