Hay un abismo entre la emoción y el sentimentalismo

Chopin era emotivo, Eva, no era sentimental. Hay un abismo entre la emoción y el sentimentalismo.

El preludio que has tocado habla de emociones contenidas, no de ensueños. Tienes que ser calmada, clara y austera. Toma las primeras teclas. Duele, pero no lo demuestra. Entonces, un breve alivio. Pero casi enseguida desaparece y el dolor sigue. Ni más intenso, ni menos. Una moderación constante y completa.

Chopin era orgulloso, sarcástico, impetuoso, atormentado y muy masculino. No era una mujer vieja ni sentimental. Este preludio debe tocarse casi de forma fea. No debe seducir, debe sonar mal. Elaborado, o salvado con éxito. Así, te lo enseñaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s