Mucho mejor
y más importante
la alfabetización
que el arduo aprendizaje
de la Muerte
Aquélla que te acompañará toda la vida
e incluso te proporcionará
Alegrías
y una o dos desgracias ciertas
Aprender a morir
en cambio
Aprender a mirar cara a cara
a la Pelona
Sólo te servirá durante un rato
el breve instante
de verdad y asco
y después nunca más

Epílogo y moraleja: Morir es más importante que leer, pero dura mucho menos. Podríase objetar que vivir es morir cada día. O que leer es aprender a morir, oblicuamente. Para finalizar, y como en tantas cosas, el ejemplo sigue siendo Stevenson. Leer es aprender a morir, pero también es aprender a ser feliz, a ser valiente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s