Que la obra de arte llegue a algo; la riqueza en detalles dentro de la unidad; el gesto de garantía aún en las obras más frágiles; tales son algunas exigencias del arte que no pueden inscribirse en la coordenada de la concordancia; tampoco pueden llegar a plenitud por medio de la universalidad teórica.
[… ]
Lo que sólo es absolutamente concordante, no concuerda. Si es sólo concordancia y está desposeído de algo que haya de conformar, deja de ser algo en sí y degenera en algo para otro: lo que se llama académica tersura.
Y las obras académicas no sirven para nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s