hilos, dardos y fallos.

Madrid 1997 gloria rodriguezI.

Madrid es una ciudad de más de un millón de bibos (en mi opinión).

A veces, al amanecer, el metro, dicen, como de Kant, sobrebaja y pasa a nuestro lado. Anuncia la hora y ruge rojo que viene.

(No para tanto. Breves segundos para. Pudro. Digo.)

Silba. Y va.

Repasa largas horas gimiendo sobre ejemplares de re literaria.

Suspira: delenda est Madrid.

Es decir: modelo. Tomás, Ignacio, Isidro, Daoíz, Q., L. y Q. Piedra sobre la que edificar mi Desierto.

Sólo los niños de la gran ciudad saben de su gioia y del frío

entre los dedos. Mocos transparentes (su deseo).

En un paisaje sin emblema, himno ni bandera – o viceversa,

sin circulonquios, ni cuidados, contemplaciones,

has crecido.

Y eres lo queres. Hierves en la más lenta de las cámaras.

Cazuelas.

Per vias rectas. Antes de la invención -dello me quejo

Sobre gules. Del Supositorio.

Déjalo. Deja que se sequen, amor, oh, en la Seguridad Social.

Global aldea. En la que

Contra pereza…

Terrores de ricino, cataplasmas de mostaza, sulfamidas,

antitusígenos, calcio, vitamina C, bicarbonato, irrigaciones,

de bacalao, baños de sol, los ganglios, las ojeras, como nubes,

las colonias de liendres ahogadas en azufre y gritos.

Desde los cinco, niño, agarraíto al madroño de la vida.

Cuentan los más viejos era frecuente,

salud darse. Sin cuenta darse. De padre a hijo,

de hembra a macho en los paseos y mayores plazas, jardines

soleados, a la sombra de los porches,

al deje de un mar lejano,

ceniza y luz, árbitro de mi clima.

Al orvalho silente,

volver a casa a una hora virtuosa y prudencial.

Arrabbiatto como un pimiento.

Un lujo inasequible para quien del 27, o mejor dijera,

sin causa, ni exilio, ni Londres, ni Santo Domingo,

Puerto Rico, o de la Plata el Río, ítem más N.Y.,

o sea, afincarse y da capo.

Como si nada valiera cuanto hicimos desde San Ambrosio, Adam de

la Halle. Como si nada, como si nada.

Explícate, amor. Sube al palo más alto de la calle de Alcalá

y gobierna el viento.

Rompeolas de todas las cervezas,

mascarón en la calle de las calles

toujours recommencèe.

Estuve en una misa de la que sólo recuerdo empujones

y un olor a corderos desempolvados.

Luego, ite

hasta la cerveza y no volváis por aquí

y manotazos en la espalda de los supervivientes

llorando de risa y chistes turbios como su propio tabaco,

colorados de alegría,

sumergidos en la tos degollada del día libre.

IV.

Cuatro millones, de bibos según las últimas estadísticas.

Yen kuanto te duermas, Dámaso,

Te nacen un par de miles,

Al pie de lo que flor, hoy alquitrán,

asfalto

(mi primavera

entre adoquines, música, id est calor, ha crecido la ciudad

como la hierba mala)

Fuera lodo y ser polvo que al polvo va.

Como cuando -dicen- sin alcantarillas, se anunciaba lo mismo

de las aguas.

Sé de tu voz. Sabré de ti aunque te disfraces o

perfumes, cubras de pieles.

Olerás a pellejo mal curtido de cabra al sol,

lleno de hormigas y, a distancia,

sabré que estás.

Ser un sueño de vinagres y escabeches.

(Ácido despierto

voy).

XIV.

Tuve que leer tanta mierda, Dámaso,

para llegar a tu libro.

Y cantar tantas canciones,

pensamientos pensar,

pesar pesados, tanta mierda tuve que

y sobre tanto infierno,

tuve que sobre tanta,

cantada con mi voz de, en mi voz de

decía:

al paso alegre de la pz

(inaguantable, feliz Dionisio:

hablándole bajito a su oreja de Siracusa

y, milagro, se le oye en Madrid.)

Y lo bailba yo.

Uno dos: vaya una alegría.

Encantado de mí, al paso,

rancataplán, aro, oishh

esh, aro,

aro, aro,

oishhh, aro

Con mi curvita de niño,

a los soldados muertos jugaba siendo un bibo.

XVII.

Muertos exquisitos.

Hay cadáveres y cadáveres:

Los que duermen sin fin,

deslumbrantes en la feria,

tremendos con las banderillas de tiniebla.

Los que cantan a los que duermen.

Y los que los cuentan uno a uno

hasta un millón para dormirse.

Son uno y lo mismo

entre los muertos junto al Guadalquivir

de las estrellas.

Oye al muerte y al enterrador:

“Muero frente al toro,

muero”.

“Ay, pues yo

muero frente a la guardia civil”.

“Yo de aburrimiento, muero,

de tanto contarlos muero”.

Y el sepulturero

muere de tanto bajar y subir poetas.

De tanto trabajo muere.

Claro que el sepulturero

no medita ni se ilustra.

Pretende,

sólo, dejar a otro su puesto de trabajo.

Ni de Ignacio sabe, ni de las fechorías

de Federico. Ay, de Dámaso, ni idea,

un sepulturero,

objeto que tendría que haber sido

de la polisémica meditación del estadista.

Exquisito enterrador.

Fumándose un pitillo

entre chapuza y chapuza,

mientras medita el crítico

y el lingüista:

El enterrador en tierra

de nadie

vuelve a su casa fumándose a sí

mismo y gloria mundi.

¿Te has preguntado alguna vez

quién le enseñó latines al enterrador?

Sin lecturas de Virgilio

ni del infame traductor del Reader

de León.

XVIII.

A cada tiempo su prosodia: y en este

que parece sordo a

cuanto más le hables

o le dejes hablar al tiempo este

digo

cuanto más le hables

que era sordo a cuanto le

y a mí que era uno entre un millón

de la GRAN CIUDAD más sordo aparece

más parece que esto no va conmigo

ven al futuro hasta la cama

despertares como de una feria

pues me voy de verbena con él.

Faltaría más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s