Louis Armstrong canta: be careful, it´s my heart

El día antes de la muerte de mi padre, vi sembrar un árbol al centro del asfalto. Breves, entre leones, ví dos hombres con maletas idénticas, y otro más, con idénticos niños colgando de los hombros.

Louis Armstrong cantaba para mi. ¿Se acerca el poeta a la casualidad? Si la vida estaba tratando de decirme algo, no supe descifrarlo. Creo recordar esa voz que decía esa luz en el suelo: el sol rabioso no se calmará. Maneras de morir, me tocan con su sierpe ácida. No muy lúcidamente pensé el poema que hacía para él y comenzaba: al coronel le escribo la historia familiar. Aquí me instalo yo y no digo palabra: una larga conversación sostiene mi mente con la nada.

Estrujo lo que no sé qué es: y me arrullo: be careful, it´s my heart. Estrujaba el corazón picante mordiendo el estribillo. Hubo almendros. La mano que me sostuvo era parecida a la que más tarde me hirió rezumando miseria. Parecida o la misma. Los míos y yo nos tocamos buscando tierra firme. Nos tocamos y tocaron silencio.

Debí haberlo descifrado. El poeta no se acerca a la casualidad. La vida intenta decirle cosas a ese pobre infeliz y el pobre infeliz estruja lo que no sabe qué es, y ese es mi corazón eso murmuro ese es mi corazón bajo el cemento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s