En esa frente líquida se bañaron Susanas como nubes que fisgaban los viejos desde las niñas de mis ojos púberes.

Cuando éramos dos sin percibirlo casi; cuando tanto decíamos la voz <<amor>> sin pronunciarla; cuando aprendida la palabra mayo la luz ya nos untaba de violetas; cuando arrojábamos perdida nuestra mirada al fondo de la tarde,

a lo hondo de su valle de serpientes, y el Ave Rokh del alba la devolvía llena de diamantes, como si todas las estrellas nos hubiesen llorado toda la noche, huérfanas.

Y cuando fui ya sólo uno creyendo aún que éramos dos, porque estabas, sin ser, junto a mi carne. Tanto sentir en ascuas, tantos paisajes malhabidos, tantas inmerecidas lágrimas.

Y aún esperan su cita con Nausícaa para llorar lo que jamás perdimos.

El Corazón. Yo lo usaba en los ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s