Entre los conceptos troncales de la opinión pública musical casi ninguno se mantiene estable: son meros rezagados ideológicos de grados históricos trasnochados. Muchas categorías fundamentales fueron en su origen momentos de experiencia musical viva y conservan aún cierto rastro de verdad. Pero se han fijado y dado por supuesto como signos de reconocimiento de lo que se piensa y de lo que se espera, herméticas frente a lo divergente. […]. Más importante que el conocimiento es que uno se haya familiarizado con los juicios aceptados y que los repita diligentemente.

Adorno.

Un famoso violinista se ofrece al millonario norteamericano como dueño de una música jamás escuchada.

Gog le suscribe un contrato fabuloso para dar una serie de conciertos. Llegado el momento, el violinista se presenta en el escenario, saluda al público, y comienza a deslizar el arco sobre el mástil del instrumento. No suena una sola nota, porque el violín ha sido previamente despojado de sus cuerdas. El silencio es absoluto, a pesar de que el artista pone todo su entusiasmo: se mueve, gesticula, se contorsiona. Al final, sudoroso, vuelve a saludar al inteligente público presente en la sala, que aplaude con entusiasmo. Gog no está seguro de si le han engañado o no, pero reconoce que el artista ha cumplido el contrato, puesto que la música, en efecto, no ha sido jamás escuchada.

Y aplaude también, para que los entendidos no lo tomen por un ignorante cavernícola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s