entonces, oh belleza mía, di a los gusanos que te comerán a besos

Baudelaire

y yo que sueño con follarte, con beberte,

ahí estoy sin meditación, sin paz por la que no habla, pues qué importa ser el fénix,

la noche no es nunca completa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s