He salido, una bruja poseída, rondando el aire negro, más valiente de noche, soñando con el mal, he dado mi tirón sobre las casas simples, de luz a luz: criatura solitaria, de doce dedos, demente. Una mujer así no es una mujer, en absoluto. Yo he sido de esa calaña.

He encontrado las cálidas cuevas en los bosques, las he llenado de sartenes, tallas, estantes, armarios, sedas, innumerables bienes; he preparado la cena para los gusanos y los duendes: gimoteando, reorganizando a los desalineados. Una mujer así es malentendida. Yo he sido de esa calaña.

He viajado en tu carro, conductor, he saludado con mis brazos desnudos en los pueblos al paso, aprendiendo las últimas rutas luminosas, sobreviviente donde tus llamas en calma muerden mi muslo y mis costillas crujen donde tus ruedas giran. A una mujer así no le da vergüenza morir. Yo he sido de esa calaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s