[…]

Estoy de pie junto a esta vieja ventana quejándome de la sopa, examinando los jardines,permitiéndome la vida malgastada. Pronto levantaré la cabeza por una bandera blanca, y cuando dios entre en el fuerte, no voy a escupir ni vomitar sobre su dedo. Me lo comeré como una flor blanca. ¿Es este el viejo truco, el largo desgaste, el cráneo que espera su dosis de energía eléctrica?

Esto es la locura, también una especie de hambre. De qué sirven mis preguntas en esta jerarquía de la muerte en la que la tierra y las piedras suenan ¡dinn! ¡dinn! ¡dinn! No puede decirse un banquete. Es mi estómago que me hace sufrir.

¡Volved, hambres mías!

Tomad por una vez una decisión consciente. Hay cerebros que se pudren aquí como plátanos negros. Corazones se han vuelto tan planos como platos de cena.

Anne, Anne, huye en tu asno, huye de este triste hotel, lárgate sobre una bestia peluda, galopa de vuelta, aprieta tus nalgas a su cruz, adáptate a su paso torpe como sea. ¡Lárgate por cualquier viejo camino que te plazca! En este lugar cada uno habla a su propia boca.

Eso es lo que se llama estar loco. Aquello a los que más quise murieron de eso – de la enfermedad de la locura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s