En estos tiempos no sé, por así decir, lo que quiero; tal vez no quiero lo que sé y quiero lo que no sé

Marsilio Ficino, carta a Giovanni Cavalcanti, c.1475

Miedo de mí. Cada vez que pienso en mí dejo de reír, de cantar, de contar. Como si hubiera pasado un cortejo fúnebre

Alejandra Pizarnik

Ya solo habla de amor, dice el libro. Antiguo beso eléctrico hiper-digitalizado. Sociedad de la transparencia. Amor líquido, espeso. Fotocopias de Kurtag-Bach , transcripciones para piano a cuatro manos. Schubert. Películas. Ronda. Grazalema. Bilbao. Cuenca. Marie Moody. In a cage. Romper con todo es fácil si hubiera algo, pero… ¿hay algo? Costumbre. Decepción. Desencanto.

Ya solo habla de amor, dice el libro. Y remembranzas. Y tocar mi boca con tu espalda, besar tus hombros y creer que sólo ahí nos absorbemos vivos, nada más, soy una perra hambrienta, pura palabra y silencio. A veces creo que no soy nada. A veces sueño que lloro y siempre acabo llorando de veras,  como ahora y hasta en los mejores momentos, incluso hasta cuando ya solo hablo de amor y soy consciente. Joder, ójala y no nos hubiéramos conocido jamás aquella noche y no.

Ya sólo hablo de amor. Qué bonita es tu espalda. Qué bonito eres tú. Qué bonitos hemos sido y cuanta pena hemos dado y nos hemos dicho. Cuantos camiones nos han recogido atropellados en la calle y qué poco nos hemos valorado. Tengo miedo, abrázame.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s