te levantas con tu sonrisa de boca de jarra y tu risa encendida que contempla un espejo en el agua pero te acuestas con la silente voz de tu alma y tu corazón desnudo, tus ojos como almendras delatan la ausencia de sueño sobre tu lecho desierto

Anuncios