Las cosas son inamovibles porque se prefieren así.
No llores por lo que pasó, ya de poco vale hoy, confórmate con no caer en los antiguos errores.

Todos aquellos que te hagan sentir mal que se vayan al diablo.

No intentes entender a nadie, tú mismo siempre serás tu único amigo y enemigo porque sólo tú eres el único que te conoces, y la mayor parte del tiempo ni eso. 

Nadie puede por ello limitarte, no lo hagas contigo.