pink moon (and keyboard)

rubita69@hotmail.com y la palma de tu mano nunca te fallan. Te maravilla la lefa en el teclado. La guarra se ha hecho de rogar para enseñar las tetas. Jamás querría a esa puta de pareja. Niñata de 16. Y es que soy muy liberal pero no con mi novia.
por cierto me voy del messenger que ya está la cena.

Joder, ójala y todas las tías que conozco me chuparan la polla, qué coño, y los tíos.

Anuncios

El sujeto depresivo-narcisista no es capaz de ninguna conclusión. Y sin conclusión todo se derrama y se esfuma. Así, este sujeto no tiene ninguna imagen estable de sí mismo, que es también una forma de conclusión. No es casual que los síntomas de la depresión incluyan la indecisión, la incapacidad de resolución. La depresión es característica de un tiempo en el que, por el exceso de abrir y deslimitar, se ha perdido la capacidad de cerrar, de concluir. Desaprendemos el morir, porque no somos capaces de concluir la vida. También el sujeto del rendimiento es incapaz de cierre, de conclusión. Se rompe bajo la coacción de tener que producir cada vez más.

No hay que lamentarse por la muerte, como no hay que lamentarse por una flor que crece. Lo terrible no es la muerte, sino las vidas que la gente vive o no vive hasta su muerte. No hacen honor a sus vidas, las mean encima. Las cagan. Estúpidos gilipollas. Se concentran demasiado en follar, ir al cine, el dinero, la familia, follar. Sus mentes están llenas de algodón. Se tragan a Dios sin pensar, se tragan la patria sin pensar. Muy pronto se olvidan de cómo pensar, dejan que otros piensen por ellos. Sus cerebros están rellenos de algodón. Son feos, hablan feo, caminan feo. Ponles la gran música de los siglos y no la oyen. La muerte de la mayoría de la gente es una farsa. No queda nada que pueda morir.

Viviremos, amada día, sin ninguna ironía, y nos compraremos tal vez unos canarios, me gusta cuando vas desnuda a coger el teléfono, hay pocos que amen y menos aún que se entreguen.

Al cabo de unas horas el cielo está casi rojo, nuestra mirada resbala y sucumbe y a veces nuestros cuerpos se remueven, no hay en realidad más camino conocido, suceden cosas totalmente indecibles.

Yo no he sido nunca lúcido del todo, no me gusta el ruido y tengo horror al vacío, la entrega total de uno mismo es un estado furtivo, incierto; en cualquier caso, es un placer muy vivo.

Y la fascinación es una segunda vida; existe otra vida que atraviesa el mundo; algunos seres amándose hicieron temblar la tierra, otros van al amor como quien va al mar.

Y cuanto más te conozco, más fijo la mirada.


Nous vivrons mon aimée sans aucune ironie, et nous achèterons peut-être des canaries. J´aime quand tu vas nue répondre au téléphone, Il y en a peu qui aiment et très peu qui se donnent.

Au bout de quelques heures le ciel est presque rouge, nos regards glissent et meurent et parfois nos corps bougent, Il n´y a plus vraiment de parcours prévisible, Il se passe des choses totalement indicibles.

Je n´ai jamais été parfaitement lucide, Je n´aime pas le bruit et j´ai horreur du vide, le don total de soi est un état furtif, incertain; toutefois, c´est un plaisir très vif.

Et la fascination est une vie seconde; Il y a une autre vie qui traverse le monde; certains êtres en s´aimant ont fait trembler la terre, d´autres vont à l´amour comme on va à la mer.

Et plus je te connais, plus mon regard est fixe.

Resultado de imagen de hopper sun in a empty

Un Adán sin Eva no es gran cosa, suspiraba Adán delante de la programación erótica de TF1. Habría debido casarse, tener críos o algo; por muy buenos que sean los perros, un perro sólo es un perro.


Un Adam sans Ève, ce n´est pas grand-chose, soupirait Adam devant l´emission érotique de TF1. Il aurait dû se marier, avoir des gosses ou quelque chose; les chiens ont beau être gentils, un chien reste un chien.

Cuídate del poder,

su avalancha puede enterrarte,

nieve, nieve, nieve, sofocando tu montaña.

 

Cuídate del odio,

puede abrir su boca y saltarás

a comerte tu pierna, un leproso instantáneo.

 

Cuídate de los amigos,

porque cuando los traiciones,

lo harás,

meterán sus cabezas en el váter

y tirarán de la cadena.

 

Cuídate del intelecto,

sabe tanto que no sabe nada

y te deja colgando boca abajo,

articulando sabiduría

mientras el corazón se te sale por la boca.

 

Cuídate de los juegos, de actuar,

del discurso programado, sabido, pronunciado,

porque te delatarán

y te quedarás de pie como un niño desnudo,

meándote en tu propia cama.

 

Cuídate del amor

(a no ser que sea verdadero y cada parte de ti diga, incluyendo los dedos de los pies)

te envolverá como una momia,

no se oirán tus gritos

y no pararás de correr.

 

¿El amor? Sea hombre. Sea mujer.

Debe ser una ola en la que deseas deslizarte,

entregar tu cuerpo, tu risa,

entregar, cuando la arena te tome,

tus lágrimas a la tierra. Amar a otro es algo así

como una oración y no puede planearse, simplemente

caes en sus brazos porque creer deshace la incredulidad.

 

Persona especial,

si fuese tú no le haría caso

a mis advertencias,

hechas un poco de tus palabras

y un poco de las mías.

Una colaboración.

No creo una sola palabra de lo que he dicho,

excepto algunas, pienso en ti como un árbol joven

con hojas pegadas y sé que echarás raíces

y entonces el verdor real llegará.

 

Déjate llevar. Déjate llevar.

Oh, persona especial,

hojas posibles,

a esta máquina de escribir le agradas,

pero quiere romper vasos de cristal

en celebración

por tí,

cuando deseches la oscura corteza

y flotes

como un globo.

Algunas mujeres se casan con casas.
Es otra especie de piel; tiene un corazón, una boca, un hígado y movimiento de intestinos.
Las paredes son estables y rosadas.
Mirad cómo se pasa el día hincada de rodillas, lavándose fielmente.
Los hombres penetran a la fuerza, retrocediendo como Jonás dentro de sus gordas madres.
Una mujer es su madre.
Eso es lo más importante.

la-valse-camille-claudel.jpg

[…]

Bailé el vals contigo como si fuese una bandeja giratoria, y nos quisimos, nos quisimos mucho. Ahora sé que estás fuera de combate, inútil como un perro ciego, ahora que ya no acechas, esa canción me da vueltas en la cabeza.

[…]

Tú bailaste conmigo sin decir palabra. En tu lugar habló la serpiente cuando me abrazaste estrechamente. La serpiente, esa burladora, despertó y se apretó contra mí como un gran dios y nos encorvamos igual que dos cisnes solitarios.

 

Los viajes son una brutalidad. Le obligan a uno a confiar en extraños y a perder de vista toda la comodidad familiar de la casa y de los amigos. Se está en continuo desequilibrio. Nada le pertenece a uno salvo las cosas esenciales: el aire, el descanso, los sueños, el mar, el cielo, y todo tiende hacia lo eterno o a lo que imaginamos de la eternidad.